Categorías
Historias de Marcas

Victoria Cáceres – La tía Vicky: de empleada doméstica a empresaria millonaria

La historia del coronel sanders, aquél hombre que tuvo dificultades financieras durante toda su vida para, cuando fue muy mayor, hacerse millonario con la fabulosa receta de su pollo frito. Esto es una muestra de que la edad no es una limitante para alcanzar el éxito si se tiene una buena idea, un sueño y las ganas de cumplirlo. 

Muestra de otra anécdota en la que la edad no es una limitante, ni tampoco la pobreza para acceder a oportunidades de crecimiento y expansión son los de Victoria Cáceres, mejor conocida como “Tía Vicky” o la “Reina del Whisky”, una empleada doméstica  y analfabeta que, a fuerza de trabajo, constancia y dedicación se hizo millonaria. 

Biografía

Originaria del distrito de Ilave en Perú, Vicky Cáceres nació el año 1944. Cuando tenía apenas 12 años de edad abandonó su hogar debido a fuertes discusiones familiares. Así, decidió viajar a Tacna en 1956, una ciudad ubicada a las orillas del río caplina que cruza un valle del desierto costero de este país. 

Para Cáceres fue sumamente difícil conseguir trabajo debido a que era apenas una niña. Sin embargo, consiguió un acuerdo con una familia adinerada que le ofrecería cobijo y comida a cambio de realizar trabajos domésticos para ella. La propia Victoria afirmaría que “No conocía una escoba. No conocía un recogedor.Cada vez que me acuerdo yo lloro y digo: cada persona debe surgir de trabajar”. 

Trabajó durante seis años para estas personas a cambio de comida y sustento. Ocasionalmente, sus empleadores le ofrecían dinero y pequeñas propinas para poder comprarse ropa y productos de higiene. Cáceres, en su lugar, guardaba el dinero con un sueño: montar su propio negocio. 

Vicky era analfabeta: no había tenido la oportunidad de cursar estudios, sin embargo era conocida por ser una mujer experta en el manejo de sus cuentas, que solía llevar con lápiz y bolígrafo. Se dice que era excelente con las sumas y multiplicaciones. 

Cuando cumplió la mayoría de edad, Vicky aprovechó sus ahorros para iniciar un pequeño negocio de venta de limones en la plaza del mercado de la ciudad de Tacna. Con el paso de los años y gracias a su estricto sentido del ahorro la mujer comenzó a expandir su negocio a la venta de otros productos tales como las hortalizas y los huevos. 

En 1967 contrajo matrimonio y tuvo cuatro hijos. En aquella época comenzó a trabajar con la venta de licores. Con el paso del tiempo ella y su esposo comenzaron a ver los frutos de las ganancias que generaba su negocio y con estas comenzaron a invertir en terrenos ubicados en distintas zonas de la ciudad de Tacna.  

El primer terreno que adquirieron costaba unos 10 mil dólares, ahorrados tras cinco años de esfuerzo incansable. De esta forma, invirtieron otra suma cuantiosa de dinero en la construcción de varios locales comerciales en aquella parcela, que alquilaron a distintos comerciantes, aumentando sus ganancias y ahorrando gran parte de ellas para posteriormente comprar una estación de servicio que ellos mismos regentaban. 

Con el paso del tiempo y fiel al sector inmobiliario, Vicky invirtió cerca de 3 millones de dólares en la construcción de un hotel que es considerado uno de los más lujosos de Tacna, llamado “Hotel Victoria”, el cual cuenta con 35 habitaciones, más de 100 camas y un parqueadero subterráneo. 

En 2016 la empresaria era propietaria de 3 hoteles de lujo, 10 locales comerciales, 4 estaciones de gasolina, varios terrenos y su siempre rentable negocio de expendio de licores al extranjero. Ese mismo año recibió un reconocimiento de la Dirección Nacional de Comercio Exterior y Turismo del Perú así como un reconocimiento de la Zona Franca de Tacna.

Víctoria Cáceres falleció el 27 de septiembre de 2018 con 74 años, víctima de un cáncer incurable. Las enormes ganancias que dejó en vida fueron legadas a sus hijos y nietos. 

Controversias y Legado

Muy a pesar de su éxito, Cáceres ha sido señalada en el pasado por haber participado de prácticas ilegales como el contrabando de licores al inicio de su carrera como expendedora de los mismos. 

Esto de hecho fue reconocido por la empresaria, quien ha afirmado que se dedicó a esta práctica no por gusto o para enriquecerse al principio, sino que lo hizo para poder subsistir; de hecho, cada una de las botellas que vendía le generaban ganancias de 20$ que empleaba para mantener a su familia. 

Aunque después abandonaría estas prácticas debido a toda clase de problemas que derivaron de esta actividad al margen de la ley para ejercerla legalmente en un negocio pequeño, aún cuando no recibía la misma cantidad de ingresos que antes. 

Otra controversia ligada a ella es que fue investigada por las autoridades por presunto lavado de activos, sin embargo demostró su inocencia y los bienes que el gobierno había embargado le fueron retornados. 

Cáceres es otro ejemplo claro de que la pobreza, la falta de estudios y la edad no son sinónimo de fracaso, ni mucho menos limitantes. Gracias a su amor por el trabajo alcanzó ser propietaria de una enorme cantidad de propiedades, así como a manejar las cuentas de un negocio de licores valorado en más de 2 millones de dólares. 

Otro aspecto admirable de esta empresaria fue su humildad. Muy a pesar del éxito que ostentaba, siempre vivió de forma sencilla: de hecho su domicilio era un apartamento sencillo junto a una de sus estaciones de servicio y era conocida por siempre vestir de manera humilde, sin pretensiones ni lujos. 

La tía vicky es nada más y nada menos que la demostración viviente de que querer es poder. Por ello, es recordada con gran cariño y estima en el Perú, especialmente en la ciudad de Tacna, donde tuvo la inmensidad de sus negocios y propiedades. 
“La vida es trabajo. No hay secreto para el éxito. Tienes que levantarte todos los días temprano, caminar y trabajar duro. En el trabajo uno nunca se cansa, más si estás construyendo algo propio.”- Victoria Cáceres.

Deja una respuesta