Hace mucho que debes saber qué es una cookie

No Comment Yet

¿Pleno siglo XXI y aun no sabes que es una cookie?  ¡Preocúpate! Puede que quizás pienses que sea galleta en inglés, y sí, tienes toda la razón. Pero cuando nos referimos a cookies de navegadores es algo completamente diferente y está bien alejado de ser una galleta. 

Para que podamos hacer un buen uso de Internet, tenemos que saber qué clase de información compartimos en la web y en dónde queda toda esta información almacenada. Muchas personas simplemente comparten datos importantes y no saben a dónde va a parar esta información. 

En la web ya es casi imposible no encontrarse con alguna página que nos informe de que en nuestro navegador se almacenarán cookies. La mayoría de las personas simplemente ignoran este mensaje y no le dan la importancia que este realmente merece.

¿Qué es una cookie?

Estas cookies son tan solo algunos archivos que las páginas webs guardan en los ordenadores. Ellas almacenan información acerca de ti, tu usuario o las informaciones con las que te registras en algunas páginas y ven cuáles son tus preferencias. Aunque su trabajo no es espiar, eso se lo dejan a los spyware, sí registran e intentan de seguir nuestros movimientos. 

Una de las funciones de las cookies es hace tu navegación más rápida y cómoda, ya que ellas pueden hacer que las páginas webs que ya has visitado, se carguen un poco más rápido. 

Estas “galletas” quieren saber cuándo fue la última vez que entraste en alguna página web y conocer cuáles fueron tus últimos patrones de navegación, para que cuando quieras ingresar en la misma página (o a otra que haya conseguido tu cookie), esta se configurara para que tu visita sea lo más personalizada posible.

¿Para qué fueron creadas las cookies?

En el año 1994 fue creada la primera cookie. La creó un empleado de la empresa Netscape Communications. Él quiso crear una aplicación que tuviera un carrito de compra que siempre estuviera lleno con los artículos que los usuarios decidían adquirir sin que el servidor  usara muchos recursos.  Su desarrollador entonces decidió que la mejor forma era que el archivo se guardara en el equipo del receptor, en vez de guardarse en el servidor de la página web. 

Después de esta magnífica creación empezaron a surgir navegadores que soportaban la utilización de estas cookies. Los primeros en usarla fueron Netscape, obviamente, y además de esta también Internet Explorer 2. Ellos fueron los pioneros en el uso de cookies en los navegadores.

¿Existen varios tipos de cookies?

Sí, existen diferentes tipos de cookie, y cada una de ellas cumple una función en específico, pero todas tienen la misma finalidad, almacenar datos para poder hacer de nuestra navegación algo más sencilla, obtener publicidad personalizada y poder acceder más fácilmente a la información que ya tenemos guardada en la página web.

Las session cookie

Estas son las cookies más comunes. Como su nombre lo indica, ellas duran el tiempo que dures con la sesión en la página web que estás visitando. Tienen un periodo corto de vida, pues son borradas apenas te sales de tu navegador. 

Las cookies persistentes

Estas por lo general se usan para poder rastrear al usuario durante la estadía en la página web. Estas por lo general se eliminan al limpiar todos los datos de nuestro navegador, aunque hay algunas que tienen fecha de expiración.  

Las cookies seguras

Ellas lo que hacen es guardar la información cifrada y así de esta manera evitar que los datos que son almacenados en ella queden vulnerables en los ataques de terceros, ataques que son maliciosos. Estas cookies se usan en las conexiones HTTP.

Las cookies zombies

Estas deben su nombre a que se pueden regenerar después de haber sido borradas. Lamentablemente el navegador no tiene ningún poder sobre ellas. Ellas se guardan en el dispositivo y no en el navegador, por lo general se usan para que puedas acceder a ella sin importar el navegador que estés usando. Pero lamentablemente, esta característica también puede ser mala porque puede amenazar la privacidad y la seguridad.

Ahora que ya sabes que es una cookie, es recomendable que estés atento a la información que compartes en la web y hay que tener cuidado en qué clase de sitio web la estamos compartiendo. Con esto no quiero decir que andaremos paranoicos, sino que simplemente tengamos cuidado para que así podamos sacar el mayor provecho que nos ofrece el internet y no salir perjudicados. 

redacct

Author

redacct

Up Next

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *